I.E. MARÍA PARADO DE BELLIDO, UNA OBRA EN LÍNEA DE FRONTERA
QUE HA GENERADO GRANDES CAMBIOS

Han transcurrido más de dos meses, de aquella histórica entrega de obra del colegio María Parado de Bellido, que yace imponente en la frontera viva llamada Capitán Hoyle.

Una infraestructura que se hizo realidad tras décadas y olvidos por quienes tuvieron la oportunidad de dirigir los destinos de Tumbes. Y que en ella se invirtió cerca de 3 millones de soles.

Sin embargo, esta gestión a pesar de contar con presupuestos efímeros logró cristalizar una de las obras más importantes en bien de la Educación.

A la fecha esta magnífica infraestructura se ha convertido en una herramienta importante para los estudiantes y docentes de Capitán Hoyle. Quienes nos muestran el día a día en su nueva casa de estudios.

Los docentes, guías fundamentales en la formación de estos niños de frontera viva y que prácticamente hoy son parte de la población de más de los 150 habitantes, reconocen la historia escrita por el Gobierno Regional Tumbes, presidido por Ricardo Flores Dioses. Y los cambios ocasionados en el aprendizaje de sus niños.

Y así, en Capitán Hoyle, uno de los escenarios más alejados de Tumbes se escribió la historia que perdurará en memoria de todos.